Iniciar sesión
Solicitar una demouna demo? Prueba gratis
Portada del sitio > Blog > Noticias de catering > HACCP en Guardería: Revolución en la Seguridad Alimentaria

HACCP en Guardería: Revolución en la Seguridad Alimentaria

Noticias de catering 31 de enero

En el mundo de la restauración colectiva, la seguridad alimentaria es una prioridad incuestionable. Y el método HACCP se posiciona como un baluarte esencial.
Este artículo se sumerge en el universo de las guarderías, explorando cómo los programas informáticos especializados pueden revolucionar la seguridad alimentaria gracias a la tecnología.

ALIMENTACIÓN PARA GUARDERIA

La creación de menús para niños implica considerar varios aspectos para asegurar que sean nutritivos, atractivos y seguros. Aquí hay algunas consideraciones importantes:

  • Nutrición balanceada: Incluir una variedad de alimentos que proporcionen los nutrientes necesarios para el crecimiento y desarrollo de los niños. Incluye opciones de proteínas, carbohidratos, grasas saludables, frutas y verduras.
  • Tamaño de las porciones: Porciones que sean adecuadas para la edad de los niños. Evita servir porciones demasiado grandes o pequeñas.
  • Presentación atractiva: con variedad de colores y texturas. Los niños suelen responder bien a platos coloridos y con diferentes texturas. Incluye una variedad de alimentos para hacer las comidas más atractivas.
  • Alergias y restricciones dietéticas: Es importante conocer las posibles alergias y restricciones dietéticas de los niños y ofrece opciones alternativas cuando sea necesario. La trazabilidad de los alimentos se vuelve clave para evitar peligros.
  • Beber opciones saludables: Incluye opciones de bebidas saludables como agua, leche y jugos naturales en lugar de bebidas azucaradas.
  • Higiene y trazabilidad: lo más importante, la seguridad. Por eso conviene incorporar medidas y formaciones que van a permitir analizar los puntos críticos de control y eliminar riesgos de intoxicación y alergias.

HACCP: FUNDAMENTOS Y BENEFICIOS

El HACCP, acrónimo de Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control, se basa en una metodología rigurosa desglosada en siete pasos esenciales.

Primero se compromete con la identificación minuciosa de los peligros alimentarios potenciales. Luego procede a la determinación precisa de los puntos de control críticos. Estableciendo límites específicos, el HACCP instaura procedimientos de supervisión continua, anticipando los riesgos. En caso de fallo, se implementan acciones correctivas rápidas, seguidas de verificaciones periódicas para asegurar la eficacia continua del sistema. Finalmente, todo el proceso se registra detalladamente en una documentación exhaustiva. Fortalece así la trazabilidad y la confiabilidad del enfoque HACCP en la guardería.

IDENTIFICAR LOS PELIGROS EN LA GUARDERÍA

La primera etapa crucial en la aplicación del método HACCP en la guardería consiste en identificar cuidadosamente los peligros alimentarios. Este proceso va más allá del reconocimiento de los riesgos e incluye aspectos esenciales como la gestión proactiva de las alergias alimentarias. En un entorno delicado como una guardería, donde los niños son particularmente vulnerables, la prevención de la contaminación cruzada se convierte en una prioridad. Requiere un análisis profundo de los procesos alimentarios. Además, garantizar una manipulación segura de las comidas, teniendo en cuenta sus necesidades específicas y hábitos alimentarios, es un componente esencial de esta etapa. Al integrar estos elementos, el software HACCP adapta su enfoque para abordar de manera exhaustiva los desafíos particulares encontrados en el contexto sensible de una guardería.

Ilustremos esto con un ejemplo concreto: supongamos que una guardería decide introducir un nuevo plato en el menú. Pero desafortunadamente, surgen reacciones alérgicas en algunos niños. Aquí es donde interviene el software HACCP. Permite la identificación precisa de las alergias potenciales. En respuesta a esta situación, se implementan medidas correctivas, como la modificación de los ingredientes señalados. Garantizamos así la seguridad alimentaria de los pequeños que asisten a la guardería.

PUNTOS DE CONTROL CRÍTICOS EN LA GUARDERÍA

Las guarderías, como entornos sensibles, requieren una identificación minuciosa de los puntos de control críticos. Esto va más allá de la simple recepción de alimentos e incluye la preparación de comidas e incluso la forma en que los niños pequeños interactúan con la comida. Cada uno de estos aspectos debe evaluarse con precisión para garantizar la seguridad alimentaria de los niños. Convierte las guarderías en lugares donde cada etapa del proceso alimentario se examina con especial atención.

Se observan fluctuaciones en la temperatura de almacenamiento. Gracias al software HACCP, el refrigerador se identifica como el punto de control crítico y se establecen límites críticos para garantizar una conservación adecuada de las comidas.

ESTABLECER LÍMITES CRÍTICOS ADAPTADOS A LAS GUARDERÍAS

Definir límites críticos adaptados a las guarderías implica establecer normas de temperatura específicas para las comidas destinadas a los niños pequeños. También implica implementar procedimientos preventivos diseñados específicamente para satisfacer las necesidades particulares de estos establecimientos. Esto puede incluir pautas precisas sobre la manipulación y preparación de comidas para garantizar la seguridad alimentaria de los niños pequeños.

Al incorporar comidas con vegetales crudos, se establecen límites críticos con el objetivo de prevenir los riesgos de asfixia. Esto implica establecer pautas específicas sobre el tamaño. La preparación adecuada de los vegetales garantiza la seguridad alimentaria de los niños pequeños.

MONITOREAR CON SOFTWARE HACCP EN LA GUARDERÍA

El uso de software especializado en guarderías facilita la supervisión continua y en tiempo real de los procesos alimentarios. Estas herramientas permiten un seguimiento preciso de los parámetros cruciales. Alerta al personal tan pronto como se detecta una desviación. Así, la gestión de la seguridad alimentaria se vuelve más proactiva y eficiente. Se fortalece la confianza de los padres en relación con la nutrición de sus hijos pequeños.

Un software HACCP en guardería como Traqfood emite una alerta inmediata en caso de superación de una temperatura crítica. Permite ofrecer una respuesta rápida y efectiva para preservar la seguridad alimentaria en la guardería.

ACCIONES CORRECTIVAS EN CASO DE FALLO

Cuando se produce una falla que requiere acciones correctivas en respuesta al incumplimiento de los límites críticos, una intervención rápida es crucial. Esto puede implicar una pausa temporal en la distribución de comidas o ajustes inmediatos a los procedimientos.

Cuando se observan irregularidades en los procedimientos de limpieza, se toman medidas correctivas. Incluye la implementación de formaciones adicionales para el personal.

VERIFICACIONES REGULARES Y ADAPTACIONES

La verificación periódica del software HACCP en la guardería asegura una eficacia constante, permitiendo ajustes basados en nueva información y desarrollos en los procesos alimentarios en la guardería. Esto garantiza una adaptación continua a las normas de seguridad y a las necesidades específicas del establecimiento.

Después de una verificación regular, se realizan ajustes a los protocolos de alergias alimentarias, demostrando así el compromiso continuo con la seguridad alimentaria en la guardería.

CASOS DE INTOXICACIÓN

Los casos de intoxicación alimentaria en entornos infantiles, como las guarderías y escuelas infantiles, resaltan la necesidad imperativa de implementar rigurosos sistemas de gestión de seguridad alimentaria. La aplicación del HACCP o APPCC (Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control). En Calafell (Tarragona) en noviembre del 2023, un episodio que afectó a 50 niños subraya la importancia de garantizar la seguridad en la preparación y suministro de alimentos. Aunque los síntomas fueron leves y los niños fueron dados de alta, se investigó el origen de la intoxicación y generó mucha desconfianza entre los padres. Destaca la necesidad de identificar y controlar puntos críticos de riesgo.

El brote de salmonelosis en una guardería de Zaragoza en 2017, con 18 afectados, destaca la importancia de mantener altos estándares de higiene alimentaria y la necesidad de sistemas como el HACCP para identificar y controlar eficientemente los puntos críticos de control. La respuesta de las autoridades sanitarias aragonesas enfatiza la importancia de investigar y abordar las causas de tales brotes.

En el caso de la escuela infantil de A Choupana en Cangas, donde se registraron 3 casos de intoxicación en menos de un mes en noviembre de 2019, la repetición de incidentes subraya la urgencia de medidas más estrictas de seguridad alimentaria. La consideración de presentar denuncias y solicitar la rescisión de contratos destaca la necesidad de abordar de manera efectiva los riesgos alimentarios. Implementar una serie de medidas APPCC para garantizar la prevención y el control adecuados de puntos críticos de riesgo en la cadena alimentaria de las instituciones infantiles es clave. Los casos de intoxicación alimentaria en entornos infantiles, como las guarderías y escuelas infantiles, resaltan la necesidad imperativa de implementar rigurosos sistemas de gestión de seguridad alimentaria, como el HACCP.

En conclusión, los casos de intoxicación alimentaria en entornos de guarderías enfatizan la imperativa necesidad de implementar sistemas robustos de gestión de seguridad alimentaria, como el HACCP. La aplicación de estos métodos se revela como una revolución crucial en la seguridad alimentaria, especialmente en lugares sensibles como las guarderías, donde la vulnerabilidad de los niños destaca la importancia de identificar y controlar los puntos críticos de riesgo en la cadena alimentaria.

Atrás

¿Quieres contactar traqfood?