Iniciar sesión
Solicitar una demouna demo? Prueba gratis
Portada del sitio > Blog > Noticias de catering > ¿Por qué el Plan de Control Sanitario facilita la vida diaria de los hoteleros?

¿Por qué el Plan de Control Sanitario facilita la vida diaria de los hoteleros?

Noticias de catering 5 de julio

En el exigente mundo de la hostelería, garantizar la seguridad alimentaria es una prioridad esencial. El Plan de Control Sanitario (PCS) es una obligación legal que ayuda a los hoteleros a garantizar esta seguridad de manera eficaz. Este documento esencial permite prevenir riesgos sanitarios y asegurar una trazabilidad alimentaria impecable.

¿QUÉ ES EL PLAN DE CONTROL SANITARIO (PCS)?

El Plan de Control Sanitario (PCS) es un conjunto de documentos y procedimientos que tienen como objetivo garantizar la seguridad sanitaria de los alimentos a lo largo de toda su cadena de producción. Implementado en respuesta a las regulaciones europeas y nacionales, el PCS se basa en varios pilares esenciales:

HACCP (Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control): Introducido en la década de 1960 por la NASA para garantizar la seguridad alimentaria de los astronautas, el método HACCP se ha convertido en una norma internacional. Se basa en siete principios clave para identificar, evaluar y controlar los peligros significativos relacionados con la seguridad alimentaria.

Buenas Prácticas de Higiene (BPH): Las BPH son prácticas fundamentales para mantener unas condiciones de higiene adecuadas en la manipulación de alimentos. Incluyen reglas de limpieza, desinfección, gestión de residuos, control de temperaturas y formación del personal. Estas prácticas son esenciales para prevenir las contaminaciones cruzadas y las intoxicaciones alimentarias.

Trazabilidad alimentaria: La trazabilidad es la capacidad de rastrear el historial, el uso y la ubicación de un producto alimenticio a través de todas las etapas de producción, transformación y distribución. La trazabilidad se ha convertido en un requisito legal con la implementación del Reglamento (CE) nº 178/2002 en 2005. Permite responder de forma rápida y eficaz en caso de problemas sanitarios, facilitando la retirada de productos defectuosos.

El PCS es obligatorio para todas las empresas que manipulan alimentos, incluidos hoteles, restaurantes, comedores y empresas de catering. Es auditado regularmente por las autoridades sanitarias para garantizar su implementación efectiva y su eficacia. Al integrar estos principios, el PCS ayuda a las empresas a cumplir con las normas de seguridad alimentaria, prevenir riesgos sanitarios y garantizar la calidad de los productos ofrecidos a los consumidores.

LAS BUENAS PRÁCTICAS DE HIGIENE (BPH)

Las Buenas Prácticas de Higiene (BPH) constituyen otro pilar esencial del Plan de Control Sanitario (PCS). Agrupan un conjunto de reglas y comportamientos a adoptar para garantizar una higiene impecable en las cocinas y espacios de almacenamiento de alimentos. La importancia de las BPH radica en su capacidad para prevenir las contaminaciones alimentarias y garantizar la seguridad de los consumidores.

LIMPIEZA Y DESINFECCIÓN DE LAS SUPERFICIES

Una de las medidas clave de las BPH es la limpieza y desinfección regular de las superficies de trabajo, utensilios y equipos. Esta práctica permite eliminar los residuos de alimentos y los agentes patógenos que pueden contaminar los alimentos. Una limpieza rigurosa reduce el riesgo de contaminaciones cruzadas y mantiene un entorno de trabajo limpio y seguro.

FORMACIÓN DEL PERSONAL EN HIGIENE

La formación del personal es un elemento crucial de las BPH. Los empleados deben estar formados en las buenas prácticas de higiene, incluyendo el lavado de manos, el uso de ropa limpia y la utilización correcta de los equipos de protección. Una formación adecuada garantiza que todo el personal es consciente de la importancia de la higiene y sabe cómo prevenir los riesgos de contaminación.

CONTROL DE LAS TEMPERATURAS DE CONSERVACIÓN DE LOS ALIMENTOS

El control de las temperaturas es esencial para evitar la proliferación de bacterias. Las BPH exigen el mantenimiento de los alimentos a temperaturas adecuadas, ya sea para la refrigeración, la congelación o la cocción. Se deben utilizar sensores regularmente para verificar las temperaturas, y se deben llevar registros para garantizar una trazabilidad completa.

OTRAS MEDIDAS IMPORTANTES

Gestión de residuos: Los residuos deben gestionarse correctamente para evitar cualquier fuente de contaminación. Esto incluye el uso de contenedores cerrados y su evacuación regular.

Control de proveedores: Es crucial asegurarse de que los proveedores también respetan las normas de higiene. La selección y auditoría de proveedores forman parte de las BPH para garantizar la calidad de las materias primas.

Mantenimiento de las instalaciones: Un mantenimiento regular de las instalaciones y equipos previene las averías que podrían comprometer la higiene.

Las BPH son fundamentales para minimizar los riesgos sanitarios y garantizar una producción alimentaria segura.

BENEFICIOS DEL PLAN DE MAESTRÍA SANITARIO (PMS) PARA LOS HOTELEROS

Cumplimiento normativo

El Plan de Maestría Sanitario (PMS) permite a los hoteleros cumplir con las regulaciones vigentes en materia de seguridad alimentaria. Al cumplir con los requisitos legales, los hoteles evitan sanciones administrativas y multas, al tiempo que fortalecen su credibilidad ante los clientes y las autoridades de control. Por ejemplo, en Francia, la normativa europea CE 852/2004 impone a los establecimientos de restauración la implementación de un PMS. En 2022, más de 1.000 establecimientos fueron cerrados temporalmente por incumplimiento de las normas de seguridad alimentaria. Un PMS eficaz permite evitar estos inconvenientes y mantener una buena reputación.

Reducción de riesgos sanitarios

Al aplicar rigurosamente los principios de APPCC y las Buenas Prácticas de Higiene (BPH), los hoteleros reducen considerablemente los riesgos de contaminación alimentaria. Esto se traduce en una disminución de los casos de intoxicación alimentaria y una mejora en la satisfacción del cliente. Según un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las intoxicaciones alimentarias afectan a unos 600 millones de personas cada año en el mundo.

Mejora de la reputación

Un hotel que cumple escrupulosamente con las normas de seguridad alimentaria disfruta de una mejor reputación. Los clientes son cada vez más sensibles a la calidad y seguridad de los alimentos que consumen. Un PMS bien estructurado e implementado refuerza la confianza de los clientes y fideliza a la clientela.

Gestión eficaz de incidentes

En caso de un problema sanitario, el PMS permite una gestión rápida y eficaz de los incidentes. Gracias a la trazabilidad alimentaria, es posible rastrear rápidamente el origen de los productos contaminados y tomar las medidas necesarias para evitar la propagación de riesgos.

Optimización de procesos internos

Al estandarizar los procedimientos de higiene y seguridad, los hoteles mejoran su organización, reducen el desperdicio y aumentan la eficiencia de su personal. Estas ganancias de eficiencia se traducen en ahorros de costos y una mejor asignación de recursos.

El Plan de Maestría Sanitario (PMS) es una herramienta indispensable para los hoteleros que se preocupan por garantizar la seguridad alimentaria y cumplir con las normas vigentes. Al integrar los principios de APPCC, las Buenas Prácticas de Higiene (BPH) y los sistemas de trazabilidad alimentaria, el PMS facilita la vida diaria de los hoteleros al reducir los riesgos sanitarios, mejorar la reputación del establecimiento y optimizar los procesos internos.

Volver
el libro blanco traqfood

Retour en haut

Prueba gratuita de traqfood en Iphone y Android

Descargue traqfood y comience su período de prueba de 30 días

Télécharger sur l'App Store Télécharger sur le PlayStore

¿Qué tal una demo?
Una pregunta?
¡Nos pondremos
en contacto!